•8 enero 2009 • Dejar un comentario

El MARKETING POLÍTICO, herramienta imprescindible en el Siglo XXI.

Si hay un espacio social en el que comunicar bien o mal puede significar el éxito o el fracaso de una estrategia, ese es sin duda el ámbito político. En las democracias representativas, los procesos electorales suponen el momento decisivo para cualquier formación con aspiraciones a gobernar. Los responsables de las mismas son cada vez más conscientes de la necesidad de apoyarse en la destreza y el conocimiento de expertos profesionales, muchas veces ajenos a la militancia, para establecer los caminos a través de los que su marca partidaria y sus propuestas transformadoras pueden ser mejor aceptadas y apoyadas por los votantes.

Pero la importancia política de comunicar acertadamente no se limita a los procesos electorales. Una vez que se alcanza el gobierno, no basta con gestionar bien. Una de las claves del éxito de cualquier medida política es el grado de comprensión y aceptación que alcanza entre la ciudadanía. Y para ello no basta con contar con el apoyo del habitual “gabinete de prensa”. Los equipos de gobierno son cada día más conscientes de la necesidad de disponer de estrategias de marketing que acompañen a cada proyecto que se pretende poner en marcha.

Déficit de expertos

España fue uno de los últimos países europeos occidentales en incorporarse al club de las democracias representativas. Ese desfase se vio reflejado durante años en el retardo del desarrollo de una de las disciplinas que marcan los modos de la comunicación política en todos los países con tradición democrática: el Marketing Político.

Durante las dos primeras décadas del postfranquismo, el marketing político se puso en manos de las agencias de publicidad tradicionales, y en muchos casos de consultoras extranjeras, esencialmente de Estados Unidos. Desde mediados de la última década del siglo pasado esa situación ha sufrido un vuelco espectacular. Los partidos políticos y los equipos de gobierno han constatado la importancia de acompañarse de una buena estrategia de comunicación como herramienta para alcanzar sus objetivos. Esa circunstancia ha multiplicado exponencialmente la demanda de profesionales expertos en una disciplina que hasta hace muy poco había sido  casi desconocida en el Estado Español.

Un nicho profesional con creciente demanda social

En este contexto es creciente la necesidad de contar con profesionales especializados en la comunicación y el marketing políticos. Dotarlos de la formación específica requerida es el principal objetivo que se plantea el MÁSTER INTERUNIVERSITARIO EN MARKETING POLÍTICO.

Por lo tanto, los objetivos de este programa se centraría en dotar de una formación especializada de alto nivel en materia de análisis y gestión de la comunicación, a profesionales que desean trabajar en instituciones públicas, partidos políticos, medios de comunicación, y empresas u organizaciones de todo tipo.

Se pretende cubrir la demanda de profesionales de la comunicación y el marketing políticos, como Jefes de Prensa, Jefes de Gabinete, Directores y Asesores de Comunicación e Imagen, Consultores, Expertos en Opinión Pública, Asesoría Política, Analista de Campañas, Periodistas políticos, etc.

Un completo abanico de contenidos.

El Máster pretende formar a profesionales que dominen los conceptos básicos de análisis y planificación así como las técnicas y estrategias propias de la comunicación, tanto en el ámbito de la vida política como en el de las distintas organizaciones y empresas que operan en la vida económica y social.

El programa del Máster identifica y aborda los bloques temáticos que, por su importancia, han de articularse a la hora de ofrecer una formación especializada de alto nivel en el ámbito de la comunicación. Por ello, el máster se vertebra alrededor de cinco módulos (análisis, actores, campañas, comunicación e institucional) a través de los cuales se organizan cuestiones tales como el análisis de encuestas, los escenarios electorales y el comportamiento político, el diseño y el estudio de las campañas electorales, la opinión pública, las interrelaciones entre los medios de comunicación y el proceso político, y las nuevas tecnologías de la comunicación y su relevancia en los procesos políticos, entre otros.

Asimismo, se prestará una especial atención a los procesos comunicativos que se dan en el ámbito local. La naturaleza específica y la dinámica en la que la política y la comunicación interactúan a este nivel de gobierno, como la creciente relevancia del mismo, nos obligan a plantear un bloque temático dentro de los contenidos que le preste a estos asuntos la consideración merecida.

Anuncios